top of page
Buscar
  • epeinado

¿Por qué el empresario se niega a implementar un programa de Compliance?

En este artículo te compartimos acerca de un estudio que hemos realizado con la finalidad de conocer la percepción que tiene el empresario en el Norte del País referente a la implementación de un programa de cumplimiento normativo.



A lo largo de cerca de 5 años, hemos venido estudiando y trabajando en cómo crear programas de cumplimiento normativo amigables a las empresas y socializado de tal manera que sus ejecutivos y trabajadores lo vean como esa cultura que se debe comulgar todos los días.

 

En un estudio que hemos realizado recientemente, considerando la [1]clasificación de las empresas en Microempresas, Empresas pequeñas, Empresas medianas en el Norte del país,  el empresario consultado en un 80%, dice saber y conocer de las obligaciones y la normatividad que le son aplicables según el giro en el que se desarrolla, sin embargo en su visión de negocio, lo ve de manera “ociosa”, “sin beneficio” y hasta cierto punto como “una carga administrativa” más, así como “el gasto innecesario”, pues al conocer las normas y leyes aplicables según indica en la encuesta realizada, “no hay nada más que aplicarlas y punto”.


Tenemos claro pues, que como Oficiales de Cumplimiento, como promotores del compliance, como abogados empresariales, este es el verdadero reto: el lograr que el empresario conozca que es el programa de cumplimiento normativo y sobre todo buscar transformar esos paradigmas de lo que erróneamente se percibe acerca de una figura como el compliance.

 

Recientemente, participamos en una extraordinaria plática organizada por la Asociación Nacional de Abogados de Empresas Sección Baja California en donde se abordó el tema de compliance en las terminaciones de las relaciones laborales, y el ponente (por cierto de gran calidad y experiencia profesional en el campo laboral), abordaba aspectos de protocolos para evitar la discriminación al interior de las empresas, desde la contratación, hasta la terminación de la relación laboral., e hizo un llamado a los abogados y empresas participantes a poner puntual atención a la creación de protocolos de actuación en la terminación de las relaciones laborales, para evitar con ello sanciones que pongan en riesgo los intereses de las empresas.

 

Lo cierto es que desde el año 2011 con la [2]reforma a  la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos  en materia de Derechos Humanos y a la fecha hemos visto cada día, el trabajo incesante del Legislador en cumplimiento a compromisos internacionales suscritos por México por crear normatividad que permita crear una cultura de respeto a los derechos humanos, tanto de personas físicas y personas morales; una cultura de cumplimiento normativo y como lo hemos manifestado ya en otros de [3]nuestros[4] [5]artículos[6], por citar algunos ejemplos tenemos a: la Ley General de Responsabilidades Administrativas, el Código Nacional de Procedimientos Penales, la Ley Federal del Trabajo, entre otros ordenamientos legales., en donde a partir del año 2016 se ha evolucionado ya a considerarse la necesidad del compliance no solo como una buena práctica corporativa, sino como un aliado para defenderse ante cualquier imputación por responsabilidad penal de las sociedades.


En ese sentido, hemos encontrado en lo largo de estos años, que a pesar de que los empresarios dicen “conocer a lo que están obligados a cumplir”, lo cierto es que en un 80% de los encuestados su apetito al riesgo es tan grande que no le permite tomar una decisión empresarial y con ello implementar un programa de cumplimiento., pero entonces ¿el empresario, a pesar de haber recibido visitas de la autoridad hacendaria que han concluido en procedimientos administrativos y sanciones, auditorias, cancelación de sellos digitales, clausuras de establecimientos por parte de autoridades municipales, estatales o federales, su decisión en este momento es no apostar por la implementación de un programa de cumplimiento?, la respuesta en definitiva es sí, desafortunadamente para quienes nos dedicamos a la creación de culturas de integridad, el trabajo es arduo, y la clave no es claudicar., y trabajar en aquél 20% restante de los empresarios que tienen ese interés por informarse, consultar y sobre todo hacer a un lado el factor económico y con ello, crear una cultura de integridad empresarial iniciando con sus accionistas, socios, trabajadores, clientes, proveedores, autoridades donde sus valores sea el estandarte principal para lograr hacer negocio desde la óptica de compliance.

 

Sin duda, otra lectura de lo anterior es que hoy por hoy la gran mayoría de empresas continúan siendo controladas por decisiones unipersonales o de una cúpula muy pequeña,  quizá por el dueño mayoritario, por algunos miembros de la familia, o simplemente por un círculo exclusivo de personas. Lo anterior nos habla de una escases de Gobierno Corporativo en las empresas, en donde efectivamente haya procesos internos de real administración, rendición de cuentas, vigilancia, y se implementen los protocolos y procedimientos que a largo plazo salvaguardarán la permanencia de las empresas en el mercado. Que el empresario, pueda identificar al compliance como una herramienta aliada en favor de los intereses de su negocio, termina siendo un menester principal para quienes nos dedicamos a la creación de culturas de integridad, ya que las responsabilidades de las personas morales, como lo hemos visto en los artículos referidos podría llevar no solo a costos económicos, sino a procesos de liquidación o inhabilitación, entonces la pregunta sería: ¿A qué se tendría que enfrentar el empresario para darle ese grado de importancia al compliance? ¿Al congelamiento de cuentas? ¿El cierre temporal o definitivo de establecimientos? ¿La fama pública negativa? ¿A la inhabilitación para ejercer el comercio? ¿A la orden judicial que liquide y disuelva sus empresas?.

 

La cultura de la prevención que promovemos en Consultores y Auditores Jurídicos de Baja California, S.C., busca precisamente que el empresario no llegue a los extremos anteriormente citados, logrando que los programas de cumplimiento se vuelvan no solo un documento, sino verdaderamente una cultura en sus empresas.

 

Para más Información y asesoría, te invitamos a agendar una cita en administración@conajur.com

 

Mtro. Eleazar Peinado Velarde.

Mtro. Fernando Alejandro Heleria García.

CONSULTORES Y AUDITORES JURÍDICOS DE BAJA CALIFORNIA S.C.

Tel de Oficina.-(663) 3220034

Móvil.-(664) 7304855

 

 


144 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page